Auditorio Adela Reta, sala Eduardo Fabini

Onegin

 

Coreografía John Cranko
Música original Piotr Ilich Tchaikovsky
Arreglos musicales y orquestación Kurt-Heinz Stolze
Dirección musical Enrique Carreón Robledo
Diseño de escenografía Pier Luigi Samaritani
Diseño de vestuario Roberta Guidi Di Bagno

Con la Ossodre Sinfónica Nacional

Scheherezade

 

El Maestro de origen ruso-americano Vladimir Lande (director de la Orquesta Sinfónica de Siberia), llega para dirigir un programa dedicado a dos de los más importantes compositores y orquestadores rusos: Tchaikovsky y Rimski-Kórsakov.

Resurrección

 

Al igual que las demás sinfonías de Mahler, la Segunda estaría enmarcada dentro de la estética del postromanticismo y es por ello que se caracteriza por puntos claves de esta corriente como la exuberancia orquestal y los desarrollos sinfónicos desmesurados. Igualmente, se percibe en ella la nostalgia de una época que llegaba a su fin, embriagada de su propia y hermosa decadencia. La idea primordial de la obra es el problema de la vida y la muerte, resuelto por la resurrección.

Ciclo Beethoven

 

El mundo del sonido de Beethoven no es uno integrado por sonidos hermosos, como lo era la música de Mozart y de Haydn. Su escucha no es necesariamente una experiencia placentera, ni motiva al oyente a silbar melodías bonitas. Es un sonido áspero, una explosión musical, una revolución musical que transmite con precisión el espíritu de los tiempos. Aquí hay no sólo variedad sino también conflicto.
Alan Woods, escritor.

Shostakóvich 10

 

Michele Gamba es uno de los jóvenes directores que hace años ocupa un lugar en la escena musical europea. Desde 2009 ha dirigido orquestas en Londres, Hamburgo, Berlín y en Milán. Su debut en La Scala fue sorpresivo, al sustituir el mismo día al director programado, pero a partir del éxito que obtuvo ha vuelto en numerosas ocasiones.

El reino del revés

 

Luego de su éxito en 2017, vuelve este concierto homenaje a María Elena Walsh, cuya obra revolucionó la manera en que se entendía la relación entre poesía e infancia, rompiendo la cronología natural entre generaciones.
El Coro Nacional de Niños del Sodre se sumerge en un reino de melodías, ritmos, colores y mucho movimiento. Un espectáculo para toda la familia, para perder la noción del tiempo.

Dirección Víctor Mederos

Páginas