María Noel Riccetto anunció su retiro

 

No es un día cualquiera para la cultura. Una de las mejores bailarinas del mundo, la uruguaya María Noel Riccetto, anunció oficialmente su retiro en una conferencia de prensa acompañada de autoridades del Sodre y del Ministerio de Educación y Cultura, integrantes de los cuerpos estables del Sodre, medios de comunicación, y amigos.

Ser madre y dedicar más tiempo a su Escuela de Ballet son algunos de los planes que Riccetto tiene para su futuro, aunque el Director Artístico del Ballet Nacional Sodre, Igor Yebra, asegura que “no es un adíos” y que “de una manera u otra” el BNS la tendrá.

Para María Noel Riccetto era muy difícil imaginarse el momento en que anunciaría su retiro, según lo confesó ante la prensa. Sí estaba segura que quería hacerlo en un buen momento de su carrera artística. “Llegué a un buen nivel –dice- y prefiero retirarme”.

De su trayectoria destaca haber podido volver a Uruguay. Recuerda que llegar y ver el Auditorio Nacional del Sodre terminado fue maravilloso, ya que cuando anteriormente ella había integrado el Ballet Nacional la situación “era complicada”. Otro gran momento en que María Noel Riccetto guarda en sus recuerdos fue en 2017 cuando logró ser reconocida como la mejor bailarina del mundo al ganar el Benois de la Danza. 

Riccetto bailó durante treinta y tres años. Se retira “contenta” y “en paz”. Emocionada y agradecida, afirma que 2019 “será un año de celebración”. Participará en La sílfide, la Gala Francesa, Onegin, Manon y en la gira por el interior del país.

Entre las razones de su retiro están que tiene 39 años y que se acaba de lesionar. “El cuerpo ya no es el de los veinte y siempre dije que no quería sufrir y no quiero llegar a ese extremo”, dice. “Mi mayor regalo es haber tomado esta carrera con seriedad y responsabilidad; el trabajo de todos estos años es lo que dejo”, concluye.

Para el Ballet Nacional del Sodre es “una gran pérdida, en todos los aspectos”, según expresó su Director, Igor Yebra. De todos modos, destaca el trabajo de equipo y que el Ballet Nacional es una compañía de casi noventa años que ha estado integrada por muchísimos bailarines y bailarinas. El desafío es “crear nuevas marías o maríos”, dice, aunque reconoce que ella tiene una "personalidad única".

Bailó más de tres décadas con el alma y así lo hará hasta que cuelgue las zapatillas. “El ser uno mismo es parte del asunto y en el escenario uno está tan despojado que lo que deja es el alma”, reflexiona.

La frase que María Noel Riccetto dijo cuando ganó el Benois de la Danza es la que eligió el Presidente del Consejo Directivo del Sodre, Doreen Javier Ibarra, para destacar la humildad y generosidad de una mujer "amada e idolatrada" por su público: “Esto no es para mí, es para mi país”. 

Riccetto deja el BNS tras treinta y tres años de trayectoria

María Noel Riccetto comenzó a bailar a los seis años de edad. Llegó a ser la primera bailarina del Ballet Nacional Sodre, cuando fue convocada en la pasada administración por quien entonces era el Director de la compañía, el Maestro Julio Bocca. Riccetto también tuvo una exitosa carrera en el American Ballet Theatre durante trece años.

Su trabajo ayudó a posicionar al Ballet del Sodre en un lugar de renombre, habiendo obtenido en el año 2017 el Benois de la Danza por su papel de Tatiana en Onegin.

Este año se despedirá con uno de los ballets más desafiantes, Manon, del coreógrafo Kennerth MacMillan.Aún no hay fecha para su última función junto al BNS.

 

Miércoles, 10 Abril, 2019