Un poco más solos

Un poco más solos

 

La tristeza nos sorprendió una vez más. Las partidas son siempre dolorosas, pero hay gente que no debería morirse nunca…
Viglietti fue parte de una generación de hombres y mujeres comprometidos con su tiempo. Recordarlo será siempre un encuentro con la honestidad estética y creativa, con la coherencia, el compromiso, la poesía, pero también su voz quedará asociada para siempre a dos premisas éticas: verdad y justicia.
Su voz inconfundible perdurará latinoamericanamente viva en cada pueblo, en cada casa, en cada pago, en cada milonga de andar lejos.
El Sodre lo tuvo como artista sobre los escenarios pero también como compañero que trabajó en la década del 60 en la radio CX 6. Su madre, la pianista Lyda Indart y su padre, el guitarrista Cédar Viglietti también fueron parte de esta casa. Fue un exquisito guitarrista, prolífico investigador,  estudioso, soñador.
Tenía previsto volver a presentarse en nuestra –en su casa- en un próximo concierto que iba a brindar en la sala Eduardo Fabini del Auditorio Nacional Adela Reta.
Ahora queda el mejor recuerdo de lo vivido juntos.   
Daniel Viglietti junto con Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Washington Benavídes, don Alfredo Zitarrosa y tantos otros, se fueron y nos dejaron este vacío gigante que sentimos y que cuesta explicar.
Poesía, guitarra y canción guardan hoy un respetuoso silencio. Luego, como siempre, la cultura volverá a respirar en primavera, para amanecer.

fecha: 
Martes, 31 Octubre, 2017