Gustavia

Gustavia

 

Concebido e interpretado por La Ribot con la bailarina y coreógrafa francesa Mathilde Monnier, Gustavia, ha sido descrito como un "dúo burlesco", pero contiene muchas cosas más.
Ciertamente recurre a dispositivos burlescos -por ejemplo, un episodio de género bufonesco que con caídas intencionadas, colisiones y un par de "tablones de madera". También hay un tipo peculiar de "striptease" en el que Monnier y La Ribot desnudan sus rodillas repetidas veces.
Si el principal objeto del género burlesco es "desinflar" la seriedad, Gustavia hace el recorrido inverso. Al distanciar sus dispositivos cómicos mediante la repetición prolongada y otras tácticas, su visión puede resultar desconcertante, áspera e incluso perturbadora.
Está en juego una significativa intención: Gustavia ofrece una compleja crítica feminista de las exigencias que se plantean a las mujeres para que desempeñen su género de manera competente, tanto en el teatro como en la vida cotidiana.

Sobre la obra
María José Ribot (Madrid, 1962), La Ribot a secas artísticamente, vuelve a Madrid y trae de la mano a una partenaire tan de lujo como excepcional: Mathilde Monnier (Mulhouse, 1959), un dúo de éxito que han paseado por mundo y medio desde su estreno hace casi 10 años. Es una revisión que vale la pena desde todo punto de vista, tanto por el disfrute mismo como por la defensa del concepto de repertorio activo, en la práctica casi absolutamente desterrado de los hábitos de la danza contemporánea que se viste de rabiosa vanguardia transgresiva, la que muchas veces no es tal.

(...) Constantemente en la hora de duración de Gustavia ponen a prueba sus capacidades histriónicas, su control escénico-espacial y sobre todo, la resistencia. Es Gustavia agotadora para quienes la interpretan y para quienes la ven. Hay una tensión teatral muy conseguida y transmitida, del humor socarrón se pasa a la distancia, de la cita de Buster Keaton se pasa a la catarsis, de las relaciones con el teatro del absurdo y de la crueldad se transita hacia la performance (¡oh palabro mágico y trajinado!) plástica.

Ya dijimos en su momento que el embudo como gorro es también un exergo de El Bosco y de Brueghel, y así se lo intercambian: trasvasan su locura en la acción, la comparten en un oriente humorístico que se informa de un tipo de proyección bailada. No nos engañemos: esta obra es posible porque está en manos de dos bailarinas de verdad, de su honestidad carnal, de su bagaje.
Roger Sala - El Pais Cultura 8 de marzo 2018

Obra en el marco del Festival Cervantino de Montevideo

$300. Localidades numeradas. Entradas a la venta en Tickantel tiendas Antel y su red de venta Abitab, RedPagos, Tienda Inglesa y boletería del Auditorio. Venta web con eBROU, BBVA, Banque Heritage y Santander.
Fecha/s: 
Domingo, 14 Octubre, 2018 - 20:00
Lugar: 
Auditorio Nacional Adela Reta, sala Hugo Balzo