Por dinero, casi todo

Temporada de Cine Arte
Ciclo Billy Wilder
Por dinero, casi todo

 

Por dinero, casi todo (The fortune cookie)

1966, 125 minutos.

Dirección: Billy Wilder. Producción: Billy Wilder, I.A.L. Diamond, Doane Harrison. Guion: Billy Wilder, I.A.L. Diamond. Música: André Previn. Fotografía: Joseph LaShelle. Montaje: Daniel Mandell. 

Protagonistas: Jack Lemmon, Walter Matthau, Ron Rich, Judy West.

 

Harry Hinkle (Jack Lemmon), un camarógrafo de televisión, está transmitiendo un partido al borde del campo de juego, cuando sufre una conmoción cerebral a raíz de un choque fortuito con un futbolista. A pesar de que se trata de una lesión sin importancia, su cuñado Willie Gingrich (Walter Matthau), un abogado sin escrúpulos, le propone fingir una grave lesión con el fin de cobrar una sustanciosa indemnización. Al principio, Harry se muestra reacio, pero acaba aceptando la propuesta porque alberga la esperanza de reanudar la relación con su ambiciosa y oportunista ex-esposa.

El film suma los géneros de comedia, drama y romance. El realizador divide la cinta en capítulos, que presenta al espectador numerados y con título. El guión está escrito con la maestría y el dominio del medio característicos de Wilder y de su eficaz colaborador Diamond. Los diálogos son chispeantes, los lances de la acción son ingeniosos y la definición de caracteres es adecuada y convincente. El abogado Gingrich es tramposo, ambicioso, cínico y retorcido. Su cuñado Harry se deja llevar por las circunstancias, es manejable y siente remordimientos de conciencia. El film supone el nacimiento de la pareja cómica, de éxito perdurable, formada por Matthau y Lemmon, que dos años más tarde protagoniza La extraña pareja (1968) y que años después vuelve a colaborar con Wilder (Primera plana, 1974).

Se parodia la figura del abogado sin escrúpulos, la del hombre común que se deja llevar por indolencia e interés a las ambiciones de opulencia y éxito de la familia americana de clase media. Se critican las miserias que invaden el mundo actual: egoísmo, codicia, hipocresía, doble moral, mentiras, simulaciones y trampas. Se elogia el deporte, el espíritu deportivo, el servicio desinteresado a los demás (Bum-bum es el único personaje honrado del film). La obra equilibra, con acierto y mesura, humor y amargura, ironía y melancolía, acidez y ternura, en un conjunto que traspira aires típicamente wilderianos. Las magistrales interpretaciones de Matthau y Lemmon desbordan buena química, complementariedad natural y plenitud de estado de gracia. 

1966: Oscar: Mejor actor secundario (Walter Matthau). 4 nominaciones.

 

Localidades a $100 y cupo para Socio Espectacular.
Fecha/s: 
Lunes, 21 Agosto, 2017 - 20:00
Lugar: 
Auditorio Nelly Goitiño, sala Héctor Tosar